miércoles, 28 de marzo de 2018

HAMLET EN CARACAS: EN ESCENA, LA REALIDAD VENEZOLANA

Por César Pacheco
Ciudad de México (Aunam). “Este trabajo es para todos los venezolanos dentro y fuera del país que soñamos con una Venezuela libre”, fueron las palabras con las que Jesús Delgado, director de la obra Hamlet en Caracas, dio inicio a la temporada 2018 en el teatro Benito Juárez de la Ciudad de México.


A lo largo de 75 minutos, Hamlet en Caracas, muestra la vida de Arturo (Sebastián Torres), un joven venezolano amante del teatro que ve su sueño de trascender en la actuación, anteponerse a su convicción social y política. Una Venezuela contemporánea que muestra las falencias de un sistema lleno de corrupción, represión y crisis.

La media luz acompaña la obra y muestra un escenario realista de las necesidades que de manera intermitente pueden cubrirse en aquella nación: agua, luz eléctrica y alimento son dichas necesidades básicas que con mucho esfuerzo Bernarda (Simona Chirinos) apenas puede darle a su familia.

En entrevista exclusiva para Aunam Noticias, Jesús Delgado Sánchez habló acerca de lo que significó adaptar este clásico de la literatura:

“Shakespeare, le habla a la humanidad de una manera hermosa y profunda, entiende tan bien al ser humano y sus conflictos, que actualmente podemos todavía leerlo y explorar su trabajo. No se si estemos innovando pero si experimentamos, partiendo de un trabajo original de Shakespeare pero creando un discurso propio, y nuestra meta es comunicarnos al igual que cuestionarnos como individuos”.

Para el director y escritor de Hamlet en Caracas, la situación política mexicana, no es de su total conocimiento, pero fija una postura acerca de los regímenes antidemocráticos:

“No conozco tanto la realidad mexicana, solo tengo 3 años viviendo aquí, pero vengo de un país que ha sufrido la transformación de una democracia a un sistema autoritario, donde no hay respeto por los Derechos Humanos, donde se cuestiona la legitimidad de los poderes, que vienen de un origen democrático, pero que han manipulado las instituciones y reprimido a una voluntad que cada vez es mas grande y que pide cambios”.

“Me preocupo y soy sensible ante los temas políticos, pero no podría decir si existe un riesgo aquí por convertirse en algo similar a Venezuela, aunque creo que todos los países están en riesgo de ver en algún momento afectada a su democracia. Las libertades se deben cuidar y mantener todo el tiempo”.

Clamó porque en México y toda Latinoamérica impere la libertad, la democracia que siempre exista un dinamismo en el tema del poder, pero con sumo respeto a los valores democráticos y los Derechos Humanos “que son los que hacen que podamos vivir en libertad, prosperar y crecer tanto como individuos y como sociedad”.

El también director general de la Compañía Teatral Emergente de Caracas habló de la relevancia de la educación universitaria en las luchas sociales y su intención por colaborar con la UNAM:


“Aun no tengo ningún proyecto que vaya de la mano con la UNAM, pero las ganas de una colaboración existen siempre, ya que es una universidad muy reconocida en Latinoamérica y en el mundo”.

Delgado Sánchez estudió en la Universidad Central de Venezuela (UCV), “un recinto con espíritu de lucha, cambio y disciplina que deben poseer este tipo de instituciones y que por supuesto tiene la UNAM”, entonces, la considera una casa hermana y en cuanto pueda se acercará a presentar o colaborar en alguna obra de la Máxima Casa de Estudios.

Política, diversidad sexual, teatro, lucha social, convicción personal y familia, son algunos de los tópicos tocados en esta obra que se presentará del 17 de marzo al 15 de abril en el Teatro Benito Juárez. Horarios: sábado a las 19:00 y domingo a las 18:00hrs.



Bookmark and Share

0 comentarios: