lunes, 19 de febrero de 2018

MADRES DE MUJERES ASESINADAS Y FRIDA GUERRERA DAN VOZ A LOS FEMINICIDIOS

Por Beatriz Adriana Osnaya Morales
Ciudad de México, (Aunam). En compañía de dos madres de víctimas de feminicidios, la activista Frida Guerrera participó en el curso “Feminicidios en México: impunidad y violencia”, cuyo objetivo es sensibilizar y dar voz y rostro a las mujeres que han muerto por ser mujeres.


El evento, celebrado en el Museo de Memoria y Tolerancia, brindó un espacio para que Sacrisanta Mosso Rendón e Irinea Buendía Cortés compartieran con el público, la mayoría mujeres, la lucha que han librado para reclamar justicia para sus hijas.

El llanto de Sacrisanta Mosso creo un ambiente solemne, causó en muchas participantes el llanto, sensibilizo a varias mujeres que la escuchaban.

Sacrisanta, madre de Olga Karen y Erick Alvarado Mosso, encontró a sus hijos, de 17 y 12 años, muertos al interior de su casa en Ecatepec, Estado de México. Después de la investigación pericial, se descubrió que la joven fue violada y después asesinada, mientras que su hermano fue amarrado a la cama y más tarde fue asfixiado.

“Nunca salgan de casa enojadas, sin haberse despedido de sus padres, cuídense”, dijo Sacrisanta al terminar de hablar sobre sus únicos hijos que le fueron arrebatados por su sobrino de 17 años, a quien le dieron una sentencia de un lustro por ser menor de edad. Mosso Rendón expresó que “[mi sobrino] con su vida no me paga nada porque él me arrebató dos vidas”.

“La justicia para una madre nunca va a llegar, porque nunca me van a regresar a mis hijos”, afirmó entre llanto que intensificó el ambiente solemne de la conferencia.

La valentía de las madres en sus esfuerzos por exigir la aplicación de la ley para los culpables de feminicidios tiene voz y nombre en la persona de Irinea Buendía Cortés quien desde 2010 busca justicia para su hija Mariana Lima Buendía, asesinada a manos de su pareja, un policía judicial.

Irinea Buendía Cortés relató, sin titubeos, el arduo proceso por el cual ha pasado durante los últimos ocho años para poder dignificar la muerte de su hija y lograr que el culpable sea sentenciado.

Mariana Lima Buendía fue asesinada por su esposo, Julio César Hernández Ballinas, el 28 de junio de 2010, quien a lo largo de un año y medio la agredió física y verbalmente. Cuando ella decidió dejarlo y denunciarlo, la mató. Su madre contó que ese mismo día su hija la visitó y le dijo que estaba decidida en dejarlo. Al día siguiente, él le habló a Irinea Buendía para contarle que había encontrado muerta a su hija: se había suicidado.

En el caso de Mariana la investigación pericial fue mal realizada, ya que al “no encontrar evidencias de feminicidio”, no procedió ninguna acusación en contra de su esposo. Irinea explicó que el mismo día que Julio César Hernández le habló, ella acudió a su hogar para poder ver a su hija, a quien encontró sobre la cama, mojada y golpeada en las piernas. A pesar de las pruebas que descartaban el suicidio, las autoridades cerraron la investigación en 2011.

Irinea, un conjunto de organizaciones civiles y la activista Frida Guerrera, han llevado su lucha hasta la Suprema Corte de Justicia, donde exhortaron a las autoridades a iniciar una investigación con perspectiva de género. A la fecha, aún no se da una sentencia al responsable de la muerte de Mariana Lima Buendía.

Frida Guerrera declaró que, además de informar, es importante sensibilizar a las personas sobre los feminicidios a través del testimonio de las madres afectadas, mujeres que necesitan ser escuchadas y encuentran ayuda al hablar sobre su sentir. Como comunicadora, Frida Guerrera decidió abrir espacios para que los feminicidios encuentren la justicia que merecen.

Bookmark and Share

0 comentarios: